Categorías
Opinión

Neuromante y Johnny Mnemónico

El libro Neuromante y el relato corto Johnny Mnemónico fueron escritos por William Gibson, «padre» del cyberpunk y de la palabra ciberespacio. Después de leer Ready Player One, nada mejor que ver una precuela cómo se imaginaba en 1984 una realidad virtual a medio camino entre Matrix y el metaverso de facebook.

Primero empecé por Neuromante y todo tenía muy buena pinta antes de leer el libro, ya que había recibido los premios Nébula, Philip K. Dick, Hugo y Seiun. Aunque cuando empecé a leerlo me di cuenta que William Gibson no sólo había inventado la palabra ciberespacio (para alguien de 1984 seguramente esta palabra no tendría ningún sentido), sino que había inventado un montón de palabras que dificultaban la lectura del libro. Debido a esto ha sido de los libros que más tiempo, en proporción a sus páginas, me ha costado leer.

Nuestro protagonista Case (Henry Dorsett Case) es un «vaquero de la consola». Una especie de realidad virtual mucho más avanzada que la que podemos ver en Ready Player one, ya que la conexión con la consola se hace de forma directa con el sistema nervioso. Lamentablemente a Case se lo destrozaron por venganza de un trabajo previo y perdió su capacidad de ser un vaquero de consola, sin embargo un empresario convenció a Case para recuperar su sistema nervioso en una clínica china y que así le pudiera hacer un trabajito fino.

La consola es conocida como «Ono Sendai» y ha habido gente que ha intentado hacer una reproducción visual de lo que podría ser este aparato. ¿Sería algo así lo que imaginó William Gibson?

El vocabulario usado en el libro

Un problema que tuve durante la lectura de Neuromante es la traducción de palabras que deberían de haber tenido la típica «Nota del traductor», como por ejemplo «Hielo». Cuando lo leí yo pensaba que tenía hielo fresquito, como en los mojitos, pero nada que ver. Hielo en el libro original es ICE, acrónimo de Intrusion Countermeasures Electronics, por lo que creaba bastante confusión cuando en el libro aparece hielo negro, grandes cantidades de hielo y similares. Un buen vaquero de consola es especialista en «romper el hielo», no suena nada mal 😀

Más palabras que se inventó William Gibson son:

  • Hosaka: especie de ordenador que se maneja por voz
  • Estructura ROM: Dentro está la personalidad de alguien muerto de tal forma que puedes hablar con la estructura como si fuera la persona.
  • Microsoft: implante cibernético que te da nuevas capacidades
  • Octógono: droga en forma de pastilla octogonal
  • Matriz: Realidad virtual o ciberespacio

En los dos libros los personajes fuman un tabaco chino y se usan bastantes palabras japonesas. Yakuza es una palabra que supongo que la entenderá todo el mundo, pero cuando habla de «un traje shinjuku nuevo, negro sarariman», la cosa se complica un poco más.

Debido a todo esto creo que para poder disfrutar el libro es necesario leerse previamente el glosario que aparece en la wikipedia o el fandom. Yo empecé a leer el glosario cuando llevaba la mitad del libro y creía que me estaba perdiendo algún detalle de la novela. Así entendí lo que me estaba perdiendo y a partir de entonces comprendía todo mucho mejor.

Cuando me acabé el libro me quedé un poco chof, me preguntaba cómo era posible el éxito de este libro siendo del año 1984 y con estas palabras nuevas. Y de casualidad acabé en el libro «Quemando cromo» donde están los relatos breves con los que empezó William Gibson, y de casualidad el primero era Johnny Mnemónico. A partir de ahí decidí que aunque no me hubiera convencido mucho Neuromante tenía que continuar con este relato, no es nada fácil que a partir de un libro o un relato corto te hagan una película, por lo que el texto tendría que ser mejor.

Johnny Mnemónico también pertenece al mismo universo que Neuromante, comparten la «Ono Sendai» y a Molly, una chica que también se operó en Chiba para tener cuchillas que le aparecen debajo de cada dedo (no como lo de Lobezno) y los ojos sellados con unos implantes externos. Gracias a ser del mismo universo y a su brevedad fue mucho más fácil de entender.

Mi opinión

Me equivoqué en el orden de los libros, claramente recomiendo el orden inverso al que me los leí yo. También me equivoqué al no buscar nada de información sobre Neuromante, siempre quiero evitar los spoilers.

Creo que Johnny Mnemónico es una buena y corta experiencia para adentrarse en el universo de William Gibson y la Trilogía del Sprawl, formada por Neuromante, Conde cero y Mona Lisa acelerada. Yo no acabaré la trilogía, para mí finalizó en Neuromante.

Quise leerme el libro por ser el primero del género cyberpunk, creo que seguiré con otras ramas de la ciencia ficción. Lo mejor del libro es ver la influencia que ha tenido en obras posteriores.

Y no quiero dejar de comentar la portada original americana del año 1984, me encanta la fuente que han utilizado para el título, la cuadrícula que tiene debajo y la imagen de una cara que no tiene nada que ver con el libro. Además tiene una recomendación de Robert Silverberg, que es un autor muy bueno de ciencia ficción. Doy fe, ya que me he leído suyos Estación Hawksbill y Por el tiempo.

Puntuación final

⭐⭐⭐⭐ Empieza a leerlo y si te convence continúa con el, no es fácil y no te ates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.