Categorías
Arqueología informática

Mi Amstrad CPC 464

El Amstrad CPC 464 fue mi primer ordenador y me lo compraron a los 8 años y aunque en principio jugaba bastante también empecé a trastear con el. El mío fue de los primeros en España y venía con la distribución inglesa del teclado, no tenía Ñ. Recuerdo que cuando veía en otros equipos «MAYS» y no «SHIFT» se me hacía rarísimo. Y para mi la tecla para saltar de línea será siempre «ENTER».

Este fue el primer programa que me enseñaron (o algo muy parecido).

10 A=1
20 PRINT A
30 A=A+1
40 GOTO 20


Un bucle infinito del cual sólo se podía salir pulsando una tecla de color rojo, la tecla de escape. Yo entonces me quedaba alucinado. Nótese que la variable de iteración no era la típica i , y usé A y B durante mucho tiempo. El ordenador venía con varios manuales y uno de ellos tenía muchos programas con los que fui curioseando. También me compraron varios fascículos como «la biblia del amstrad» con los que empecé a programar algo.

Aguantó muchos años en casa, hasta que di el salto a un 486sx, con el que cacharreé mucho más. Pero los recuerdos que tengo principalmente son dos:

• Horas y horas jugando, además me quedaba con los mofletes rojos. Además cuando se cargaban los juegos te podía dar Read error b, y podías rebobinar la cinta un poco e intentar que cargara, pero si te daba Read error a, era posible que se hubiera estropeado la cinta
• Programando mucho, aunque sólo programé en Basic. Era un lío tener que leer y grabar el fichero de datos en la cinta una y otra vez.

Una vez mi padre me trajo una cinta grabada con muchísimos juegos, cuando pensábamos que no había más en la cinta nos encontrábamos con otro juego después. Y teníamos que ir apuntando en la caratula de la cinta qué juego era, y en qué posición se encontraba el juego. El Amstrad tenía un contador de 3 dígitos encima de la unidad de cinta, por lo que si una cinta tenía varios juegos se podía poner el contador a cero en el inicio de la cinta y podías adelantar al punto donde empezara el juego.

A mi ordenador también le acompañaron un par de joysticks y muchísimas revistas de Micromanía.

En tiempos llegué a ejecutar algún emulador por Volver a los viejos tiempos, pero no aguanté ni media hora. Por los menos los juegos se cargaban de forma casi inmediata y no había que estar esperando diez minutos a que se cargara cada juego.

Una lástima que no haya podido poner una foto de mi antiguo ordenador porque está ahora en el pueblo, quizás algún día la cambie.

Foto del Amstrad CPC: By JKD – Own work, CC BY-SA 3.0, Link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.